Formas y causas de baja en la empresa por parte del trabajador

IGNACIO-MESEGUER-RICO-COLOR

Muchas veces el trabajador quiere irse de la empresa, ya sea por un incumplimiento del contrato por parte del empresario, o porque no cumple sus expectativas. En esta entrada del blog analizaremos las posibilidades que tiene.

1.   La dimisión o baja voluntaria

La baja voluntaria o dimisión del trabajador viene regulada en el apartado d) del artículo 49 del Estatuto de los trabajadores. Se debe de avisar con la antelación previa que figura en los convenios colectivos (15 días plazo habitual). En caso de incumplimiento del plazo de preaviso, se podría solicitar al trabajador por los daños ocasionados a la empresa por su ausencia.

El trabajador deberá avisar a la empresa de forma expresa, ya sea por escrito o verbalmente, de la intención de abandonar la empresa por baja voluntaria. La voluntad extintiva debe ser clara y patente.

Las consecuencias en este caso para el trabajador son:

  1. No tiene derecho a prestación por desempleo
  2. No tiene derecho a una indemnización por extinción de la relación laboral, aunque sí de finiquito, como pueden ser la parte proporcional de las pagas extras, las vacaciones generadas y no disfrutadas, así como los días del mes trabajados en el cual se produce la baja, y que no hayan sido abonados.

.2.   Abandono del puesto de trabajo

El trabajador no manifiesta expresamente su decisión de extinguir el contrato, pero realiza hechos concluyentes que no dejan margen alguno a la duda razonable sobre su intención y alcance. Como regla general, el no reincorporarse tras una suspensión contractual se considera equiparable a la dimisión o abandono del trabajo.

Las consecuencias para el trabajador son las mismas que las indicadas anteriormente para una baja voluntaria o dimisión.

3.   Extinción por voluntad del trabajador con causa justa

En determinados supuestos, y derivados de un comportamiento grave y culpable del empresario, el trabajador puede solicitar la extinción de la relación laboral con la empresa, teniendo a su vez derecho a la indemnización señalada para el despido improcedente. En este caso, tendrá derecho a prestación por desempleo.

La determinación de si concurren o no las circunstancias enumeradas por el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores han de ser concretadas en cada caso particular, siendo muy difícil establecer pautas o generalizaciones válidas para diferentes supuestos, destacando entre otras:

  • Modificaciones sustanciales en las condiciones de trabajo con menoscabo a su dignidad: La jurisprudencia ha declarado que la existencia de esta causa requiere un perjuicio en la dignidad del trabajador, para ello la modificación debe ser: Sustancial, Grave y Voluntaria.
  • La falta de pago o retrasos continuados en el abono del salario pactado: Las dificultades económicas del empresario no constituyen una causa suficiente para justificar o impedir la resolución del contrato de trabajo por parte del trabajador. Con la consideración de que siempre hay que valorar cada caso de forma particular, la jurisprudencia ha venido considerando que el impago de tres salarios en el momento de presentar la demanda es causas suficiente para extinguir la relación laboral por voluntad del trabajador, independientemente de la situación económica de la empresa. Por lo que se refiere a los retrasos en el pago, se requiere un comportamiento continuado y persistente por parte del empresario.
  • Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario: La letra c del citado artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores indica que cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario, salvo los supuestos de fuerza mayor será motivo suficiente para extinguir la relación laboral. En cualquier caso, el incumplimiento debe de ser grave y voluntario.
Ignacio Meseguer Rico
Departamento Laboral
Bande Asesores y Abogados S.L.
Etiquetado , , , , .Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Comentarios cerrados.