Contratos temporales o de duración determinada ¿la excepción?

IGNACIO-MESEGUER-RICO-COLOR

La legislación laboral únicamente permite la celebración de contratos de duración determinada en los supuestos expresamente previstos por la ley. Esta limitación es fruto de la preferencia que nuestro ordenamiento jurídico otorga a la contratación indefinida, con la finalidad de proteger la estabilidad en el empleo.

En nuestro derecho los contratos de duración determinada o temporales son causales, es decir, requieren la existencia de una causa que limita la duración del contrato a un periodo de tiempo determinado. Vienen motivados por necesidades transitorias de la empresa. Vemos las características de los dos más usados:

Contrato para obra o servicio determinado

Tiene por objeto la realización de una obra o servicio con autonomía propia dentro de lo que es la actividad normal de la empresa y con una duración que, aunque limitada en el tiempo, es en principio incierta.

La expresión “obra o servicio determinado” se refiere a una labor específica, identificable en el tiempo y en el espacio con arreglo a criterios objetivos, independientemente de la voluntad de las partes. El contrato deberá especificar con claridad y precisión la obra o servicio que constituya su objeto.

La duración del contrato será la del tiempo exigido para la realización de la obra o servicio sin que puedan tener una duración superior a tres años. Si el contrato fija una duración o un término, éstos deben considerarse de carácter orientativo.

Contrato Eventual por Circunstancias de la Producción

Se celebra para atender exigencias circunstanciales del mercado, acumulación de tareas o exceso de pedidos, aun tratándose de la actividad normal de la empresa.

En el contrato deberá constar con precisión y claridad la causa o circunstancia que lo justifique y además el carácter de la contratación, el tiempo de su vigencia y el trabajo a desarrollar. Su duración máxima será de seis meses dentro de un período de doce meses, si bien a través de convenio colectivo puede prorrogarse hasta un año.

Tanto en unos como en otros se considerarán indefinidos los celebrados en fraude de Ley. Si bien hasta ahora desde Inspección de Trabajo se ha “consentido” la inobservancia de la norma, nuestras últimas experiencias nos hacen aconsejaros no obviar lo anteriormente comentado.

Ignacio Meseguer Rico
Departamento Laboral
Bande Asesores y Abogados S.L.
Tagged , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.