El TSJM declara exenta de tributar por IRPF una prestación por maternidad

Una reciente sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid ha declarado que la prestación por maternidad que abona la Seguridad Social está exenta del IRPF. La decisión contradice el criterio de la Agencia Tributaria. El efecto de la sentencia se circunscribe al caso en litigio y no genera jurisprudencia.

Dicha sentencia hace referencia a la prestación que se recibe cuando se está de baja por maternidad, como sabemos durante la baja por maternidad, la Seguridad Social se subroga como pagador siendo la que abona el sueldo del trabajador, y por el ello la Administración Tributaria defiende su calificación como rendimiento del trabajo quedando sujeto a gravamen por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

La Administración Tributaria ratifica su criterio remitiéndose al artículo 7.h) de la Ley 35/2006 del Impuesto sobre la Renta de las personas físicas donde especifica:

Estarán exentas las siguientes rentas

(…)

h)Las prestaciones familiares reguladas en el Capítulo IX del Título II del texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, y las pensiones y los haberes pasivos de orfandad y a favor de nietos y hermanos, menores de veintidós años o incapacitados para todo trabajo, percibidos de los regímenes públicos de la Seguridad Social y clases pasivas”

Y añade en sus dos últimos párrafos:

“Igualmente estarán exentas las demás prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad.

También estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las Comunidades Autónomas o entidades locales”

De esta manera, la doctrina de la AEAT extrae del propio texto legal que la exención de las prestaciones públicas por maternidad se limita exclusivamente a aquellas percibidas por las Comunidades Autónomas o entidades locales. Por otra parte, también entiende que dicha prestación no queda encuadrada en las rentas reguladas en el capítulo IX del Título II del texto refundido de la Ley.

Se desprende por tanto de la interpretación de la AEAT que la prestación percibida durante la baja por maternidad, se habrá de considerar como rendimiento del trabajo integrándolo en la base imponible del IRPF.

El TSJ de Madrid considera que la interpretación de la norma debe ser justo la contraria; es decir, en primer lugar, la norma establece la exención, con carácter general, de las prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad, sin distinguir la procedencia de las prestaciones, y a continuación aclara que también están exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las CCAA o entidades locales.

El INSS es una entidad gestora de la Seguridad Social, con personalidad jurídica propia, adscrita al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que tiene encomendada la gestión y administración de las prestaciones económicas del sistema de la Seguridad Social, por lo que la prestación por maternidad percibida de ese ente público tiene que estar forzosamente incluida entre las prestaciones públicas señaladas en primer lugar con carácter general, ya que lo que el legislador pretende al señalar a continuación que «también estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad  percibidas de las CCAA o entidades locales» es ampliar el beneficio fiscal  a las prestaciones que tengan procedencia de otros entes públicos, ya sean locales o autonómicos.

El Tribunal concluye que la interpretación que realiza la AEAT de la LIRPF art.7.h referido a la prestación por maternidad no es acertada, porque se limita a la redacción literal de que «también estarán exentas las prestaciones públicas por maternidad percibidas de las CCAA o entidades locales» para denegar la exención, sin tener en cuenta el alcance general que debe darse a la exención de las prestaciones públicas por nacimiento, parto o adopción múltiple, adopción, hijos a cargo y orfandad previamente establecidos en la norma señalada.

Y ahora la pregunta que se nos plantea es ¿Qué debo hacer si me encuentro en la misma situación?

Como hemos mencionado al inicio esta sentencia no  ha creado jurisprudencia y la AEAT no ha cambiado de criterio, lo recomendable para los contribuyentes que perciban o vayan a percibir las prestación por maternidad es que tributen por dicha prestación, procediendo a reclamarlas posteriormente. Las que ya disfrutaron de la prestación por maternidad, podrán reclamar lo tributado por ellas a partir del período 2012 inclusive.

El proceso para reclamar no es tarea fácil, el primer paso será presentar en la Agencia tributaria rectificación de autoliquidación del IRPF y devolución de ingresos indebidos, la Administración dispone de 6 meses para su resolución, la cual lo más seguro que sea desestimatoria.

El siguiente paso sería presentar una reclamación económico- administrativa ante el TEAR. Si éste tampoco resuelve favorablemente, al contribuyente solo le quedará presentar una demanda ante el  TSJ.

Por lo que por nuestra parte recomendamos que antes de iniciar cualquier proceso, sobre todo el de la vía judicial consideramos necesario  estudiar cada caso en concreto  y estimar cuánto se reclama, porque no siempre compensa empezar el proceso, dado los costes asociados por abogados, procuradores.

 

Tagged , , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.